Reseña del volumen 4 de Witch Hat Studio

¡Es hora de “Shield Sincerity”! Aggot es convocada al remoto Cabo Romonnon para enfrentar su segunda parte del examen, por lo que el Maestro Chifrey se lleva a Coco, al rebelde Rich (que también se inscribió en secreto para el examen) y a Teetia. Allí conocieron al Maestro Kukro, quien llevó a su aprendiz Yuni al examen por tercera vez. La pobre Euini, desconfiada y autocrítica, se une a regañadientes a las dos niñas mientras Alaira, la bruja que supervisa la prueba, las conduce por el antiguo y peligroso camino de la espalda de la serpiente (¿la sombra de Dragon Ball Z…?) de la oscuridad. ¿desafío? Lleva a los Mirfins alados de forma segura a través de las Madrigueras Lomo de Serpiente hasta sus lugares de anidación. Hemos visto a Richeh luchando por adaptarse a las diferencias en la forma en que quiere desarrollar su magia para expresarse, y las restricciones impuestas a las jóvenes aprendices de brujas por la Orden de Morales. ¿Qué hará ella?

Romonon Cape tiene una historia oscura y trágica, y Qifrey les dijo a Coco y Tetia que esperaron en un acantilado. Hace mucho tiempo, la gente del país de las cavernas de Romonnon usó su magia para crear un maravilloso arte dorado, hasta que se obsesionaron tanto con su propia importancia que se aislaron del mundo exterior y de manera cruel e inhumana abusaron de su magia contra sus compañeros. los ciudadanos. La historia la hace estremecer cuando Coco piensa en su madre… pero peor cuando cree haber vislumbrado una figura lejana observándolos desde un promontorio solitario. ¿Una de las órdenes de restricción para los sombreros de ala ancha los está acechando?

En esta edición de cuatro volúmenes de The Witch Hat Workshop, veremos un lado de la ingeniosa joven aprendiz de bruja que nunca antes habíamos visto, mientras se enfrenta a peligros imprevistos. Uno de los puntos fuertes de la narración de Kamome Shirahama es que vemos cómo Coco y sus compañeros aprendices adquieren más confianza a medida que se ven obligados a utilizar sus habilidades mágicas para ser creativos y pensar de forma independiente. Yuni, en particular, atrae nuestra simpatía al principio y luego se siente frustrado por su falta de confianza en sus habilidades. Mucho depende de lo que haga, o deje de hacer, atrapar a los tres y sus mirfones en la oscuridad subterránea cuando aparece un extraño.

Una de las observaciones más importantes que he visto recientemente sobre el arte gráfico de Kamome Shirahama es que (dado su trabajo en el manga occidental) ¡no es un manga! Pero los cómics siempre han sido un campo amplio, y el uso excesivo de algunos de los tropos cómicos más familiares (personajes chibi, gotas de sudor, etc.) al contar una historia de fantasía que usa nombres y escenarios occidentales puede socavar la vibra de cuento de hadas que está tratando de evocar. La gran pregunta es: ¿Funciona Witch Hat Atelier como una novela gráfica? ¿Los caricaturistas están desarrollando personajes y aumentando el compromiso de los lectores con sus historias? Y, en este cuarto volumen, la trama seguramente se complicará y se oscurecerá. Coco fue una observadora la mayor parte del tiempo (aunque hizo algunas observaciones muy pertinentes que impresionaron al Maestro Qifrey), pero podemos averiguar más sobre Richeh, lo más importante Sí, Euini, la recién llegada reticente a tomar el examen. No podría ser más comprensivo con el niño que se vio obligado a volver a tomar el examen desafiante por su vanidoso e insensible maestro. (¿No hemos estado todos en esa situación, desesperados por encontrar una salida?) En muchos sentidos, sin embargo, fue un volumen de transición, estableciendo una confrontación dramática que insinuaba muchas revelaciones por venir, y Hay un suspenso que seguirá. deja a los lectores (¡incluido yo mismo!) preguntándose desesperadamente qué sucederá a continuación.

El último capítulo de bonificación es un extra bastante dulce desde la perspectiva del “compañero de cepillo” de Coco, quien primero nos dice: “Hasta ahora no tengo un nombre”, y una página dedicada a “Las plantas del sombrero de bruja”.

La traducción de Stephen Kohler continúa funcionando bien con todos los términos mágicos que la dibujante inventó para dar vida a su mundo. (Esta no es mi crítica, pero estoy fascinado por las diferentes formas en que los traductores de francés y alemán manejan los nombres de los personajes: Coco no es un problema, pero Agott/Agathe o Euini/Yinny y especialmente Trice/Richeh son relativamente diferentes, incluso permitiendo la pronunciación nativa. Me encantaría saber si mangaka tiene sus propias ideas sobre cómo romanizar los nombres).

Otro volumen que involucra fantasía pondrá nerviosos a los fanáticos de Coco, ¡pero tampoco pueden esperar al Volumen 5 (que no saldrá hasta febrero de 2020) para saber qué sigue!

8 / 10

La información en este sitio web es información recopilada de internet. Se utiliza solo para poder informar sobre el mundo del anime. La información no necesariamente esta actualizada.