Reseña del Volumen 1 de Mieruko-chan

Aquí en Anime UK News, siempre estamos buscando algo un poco diferente cuando se trata de anime y manga. Aquí, para rascarse la picazón, está el nuevo debut de Yen Press: Mieruko-chan Vol.1. ¿Resultó exitoso? ¡Vamos a averiguar!

La estudiante de secundaria Miko de repente puede ver monstruos aterradores en su vida diaria. Solo Miko puede ver a estas criaturas (o almas que parecen serlo), y sabe que si reacciona ante ellas, pasarán más tiempo acosándola.

Ahora la Miko hace todo lo posible por ignorar a los monstruos en su vida, pero ninguna reacción altera los espíritus, y pronto comienzan a mejorar su juego para asustar a la Miko. Aparte de eso, la mejor amiga de Miko, Hana, parece sentirse atraída por estas criaturas (aunque no puede verlas), lo que solo empeora las cosas para nuestra joven protagonista.

La premisa de esta serie es muy simple. Los nueve capítulos contenidos en este libro son bastante episódicos. Cada historia gira en torno a que Miko es perseguida por cierto espíritu aterrador y hace todo lo posible por ignorarlo. A veces, esto incluye tratar de explicar sus extrañas reacciones a Hana, como por qué no hizo fila con ella para tomar un trago (en ese momento, Miko en realidad estaba haciendo fila con una fila de monstruos).

De vez en cuando, las brujas encuentran una forma de ayudarse a sí mismas a deshacerse de los fantasmas, como usar sal o comprar rosarios. ¡Sorprendentemente, se entera de que el perfume o el desinfectante pueden ayudar a detener al monstruo! Estas pequeñas victorias evitan que la serie caiga en una normalidad frustrante, lo cual creo que es importante.

Un problema que tengo con el manga es que tiende a ser demasiado sexy en los primeros capítulos. Esto incluye tomas del alma buscando a tientas a Hana, o simplemente centrándose en las chicas cambiándose de ropa o hablando de los senos. No hace falta que esté en el manga, no me resulta cómodo. La serie es mucho mejor cuando está lejos de esa serie, pero es difícil superar la desafortunada primera impresión que causan estas escenas.

Mieruko-chan es obra del artista de manga Tomoki Izumi y es su primer trabajo serializado. Curiosamente, la serie cobró vida en Twitter, con Izumi publicando el primer capítulo, con la esperanza de ganar reconocimiento como muchos de sus artistas en la plataforma. Esto explica la naturaleza algo inconexa de los primeros capítulos antes de que Izumi encuentre un ritmo (y posiblemente con la ayuda de un editor).

A pesar de ser su primera colección, la obra de arte de Izumi para Mieruko-chan es genial. El espíritu es horrible (¡no leas esto antes de acostarte!) y Miko es expresiva. A medida que avanza cada capítulo, me encanta verla luchar por ignorar a los seres y ver cómo su exterior tranquilo comienza a desmoronarse lentamente.

Si bien inicialmente me preocupaba que no hubiera suficiente contenido para mantener el manga interesante por mucho tiempo, el capítulo final de este volumen sugiere que el manga tiene un plan para evitar que se vuelva obsoleto. Sin duda, Izumi puede hacer mucho con este concepto, incluida la posibilidad de contener algo de “buen” espíritu, que se trata brevemente en esta sección.

Como se mencionó anteriormente, el Volumen 1 de Mieruko-chan llegó a Occidente a través de Yen Press y fue traducido por Leighann Harvey. La traducción se lee bien sin problemas, y hay algunas notas de traducción, aunque están extrañamente colocadas después del Capítulo 1 en lugar de al final del libro como de costumbre. La serie actualmente está lanzando 4 volúmenes en Japón, y Yen Press planea lanzar un segundo volumen en febrero de 2021.

En general, Mieruko-chan tiene un concepto bastante interesante, pero el primer volumen inconexo me dificulta recomendarlo. Sin duda, vale la pena echarle un vistazo si te atrae especialmente la sinopsis, pero de lo contrario, te diré que hay demasiados problemas para terminar y comprarlo.

6 / 10

La información en este sitio web es información recopilada de internet. Se utiliza solo para poder informar sobre el mundo del anime. La información no necesariamente esta actualizada.